Las diez mejores vistas del Parque Nacional Litchfield

Darwin y la circundante Top End cuentan con uno de los mejores climas, con los paisajes más alucinantes y con los sitios históricos más importantes de Australia y, por lo general, son las menos incluidas en las guías de viaje tradicionales, lo cual las convierte en verdaderos diamantes en bruto. A 100 kilómetros al sur de Darwin se encuentra el Parque Nacional Litchfield, el cual fue bautizado de esa manera gracias a Frederick Henry Litchfield – uno de los primeros exploradores que visitaron el área en 1864. El parque es un microcosmos de la fauna salvaje del Territorio del Norte y de increíbles paisajes compactados en 1500 kilómetros cuadrados. Aunque muchas veces es opacado por ‘otros’ grandes parques famosos del Territorio del Norte Australiano, Litchfield tiene todo tipo de experiencias que cualquier visitante busca. Puede recorrer el parque utilizando su propio vehículo o por medio de una excursión guiada desde Darwin; de cualquier manera, si visita el norte tropical, asegúrese de tomar nota de todo lo que este parque tiene para ofrecer:

1. Cataratas Florence

Están ubicadas justo afuera del principal camino pavimentado que atraviesa el parque y, probablemente, se trate del primer grupo de cataratas que verá apenas entre al parque. Las cataratas Florence son unas bellísimas formaciones naturales de 64 metros en total que lanza agua a distintos niveles para desembocar finalmente en una piscina más abajo. Rodeada de frondosa selva tropical a pocos metros del parking se encuentra una plataforma panorámica que brinda vistas increíbles de las cataratas y de los valles que las rodean. Luego baje más de 150 escalones para verlas más de cerca y zambúllase en la piscina (verifique previamente las condiciones del lugar). Para continuar explorando el área, los senderos cercanos Sandy Creek y Florence Creek son de fácil acceso y están rodeados de sombra.

Florence Falls Litchfield

2. Buley Rockholes

Un recorrido de 3 km de largo por el sendero Florence Creek desde las cataratas Florence lo llevarán hasta Buley Rockholes, un conjunto de cascadas, rápidos y piscinas. Los Rockholes están rodeados de pintorescos matorrales y constituyen un lugar ideal para que los niños (¡y también los adultos!) puedan darse un chapuzón seguido de un poco de relajación en los refrescantes spas naturales. Esta cascada natural se caracteriza por sus desprendimientos de rocas y por contar con algunos rápidos imponentes según el momento del año, por lo que se recomienda que los nadadores (especialmente los niños) sean supervisados. Las instalaciones para acampar están disponibles; para aquellos que deseen quedarse por más tiempo, las tarifas correspondientes serán aplicadas.

Photo by: Nick Rains
Photo by: Nick Rains

3. Cataratas Tolmer

A unos pocos pasos del camino principal del parque se encuentra la plataforma panorámica Cataratas Tolmer. El Arroyo Tolmer hace un corte profundo en la piedra arenisca de Litchfield y se hunde a más de 100 metros hasta una piscina de agua cristalina. Por mucho que desee zambullirse, esta piscina no está disponible para bañarse como resultado de una medida de protección para los habitantes inusuales de las cuevas cercanas – los murciélagos fantasma y los de herradura. Si quiere verlos más de cerca, los senderos que van hacia abajo están disponibles a lo largo de Tolmer Creek.

Photo by: Tourism NT
Photo by: Tourism NT

4. Greenant Creek

Se trata de uno de los lugares menos concurridos de todo el parque; la caminata a lo largo de Greenant Creek tiene 2,5 km de largo ida y vuelta y se recorre fácilmente en menos de 2 horas. El sendero sombreado lo lleva tranquilamente a lo largo del arroyo a través de hermosos bosques monzónicos, antes de que una escalinata breve lo lleve a las relativamente solitarias cataratas Tjaetaba y a las piletas más adelante. El área de las cataratas son sitios aborígenes sagrados por lo que sólo se permite nadar en las piscinas río arriba. Como sucede con muchos balnearios en Litchfield, asegúrese de verificar todas las señalizaciones y de informarse antes de zambullirse.

Aboriginal Art

5. Cataratas Wangi

Ubicadas justo afuera del camino principal al oeste del parque, estas cataratas son las más espectaculares y, al mismo tiempo, las más visitadas del parque. Como sucede con otras áreas en el parque, existen plataformas panorámicas; si realiza una pequeña caminata cuesta arriba, tendrá acceso a vistas increíbles por encima de las cataratas y de las profundas piscinas. Pasando las plataformas, una escalinata lo llevará a un malecón que está al nivel del agua, lo que le permitirá refrescarse con un chapuzón mientras admira los imponentes acantilados desde otro ángulo. Sólo se permite nadar durante la temporada seca, desde mayo hasta octubre, ya que los niveles elevados de agua durante la temporada húmeda aumentan la aparición de cocodrilos; no obstante, esta elevación en los niveles de agua hace que las cataratas sean mucho más impactantes. Los campamentos, los cafés y las tiendas de arte se encuentran muy cerca de aquí.

Wangi Falls Litchfield

6. Montículos de Termitas Magnéticas

En una de las primeras tiendas luego de entrar al parque por el sector este se encuentran los increíbles montículos de termitas. Los montículos, los cuales han sido construidos por millones de colonias de termitas, por lo general tienen hasta más de 1,84 metros y, debido a su forma larga y delgada, los visitantes suelen compararlas con lápidas. A la vista, los montículos no son tan impactantes como las demás atracciones del parque, pero es la ingeniería que hay detrás lo que llama tanto la atención de las personas. Están todas alineadas de norte a sur a fines de minimizar el calor de la exposición solar y de mantener el interior templado, justo como les gusta a las termitas. A muy poca distancia se encuentran otros montículos mucho más imponentes, que alcanzan hasta más de 6 metros de altura.

Photo by: Nick Rains
Photo by: Nick Rains

7. Ruta Tabletop Track

Con 39km en total, la ruta Tabletop Track es recomendada para caminantes entrenados y en buen estado físico. Recorrerla lleva entre 3 y 5 días y ofrece una experiencia única del Territorio del Norte, ya que pasa por una serie de arroyos y cascadas atravesando bosques monzónicos y superficies arbóreas. La fauna silvestre es muy abundante por lo que deberá estar atento a los ualabis y a los zorros voladores. Sólo está permitido acampar en las áreas designadas a lo largo del sendero y es obligatorio llevar un mapa topográfico de la zona. También se recomienda informarle a una persona de confianza acerca de la ruta que planea recorrer y de su tiempo estimado de regreso. Si de verdad anda en busca de una auténtica aventura al aire libre, considere realizar la ruta Tabletop Track.

Flying Foxes litchfield

8. Ruinas Blyth Homestead

Ubicadas a lo largo de uno de los tantos circuitos 4×4 al sur del parque se encuentra Blyth Homestead y está formada por los restos de una cabaña construida en los años 1920 que se encuentra tal cual como fue abandonada en los años 1960. Representa un viaje por la historia de la explotación minera y de la agricultura de Litchfield y es un recordatorio de cuán alejada se encontraba esta área para los primeros exploradores; además, es una importante estructura arquitectónica. Se necesita un vehículo de cuatro ruedas para poder acceder a la zona y las condiciones del camino deberán ser verificadas antes de ingresar.

Photo by: Tourism NT
Photo by: Tourism NT

9. Walker Creek y la mina de estaño Bamboo Creek

Es mucho más fácil de acceder aquí que a Blyth Homestead; en Bamboo Creek se encuentra una mina de estaño extremadamente bien conservada que funcionó de manera intermitente entre 1906 y los años 1950. La mina es una forma excelente de aprender más sobre los métodos y mecanismos utilizados por los primeros trabajadores para extraer el estaño de la tierra antes de que se inventara la maquinaria pesada. Se preguntará cómo hacían para trabajar tan duro en esas condiciones tan agobiantes. A poca distancia se encuentra el paseo a través del arroyo Walker, cuyo recorrido ida y vuelta dura alrededor de dos horas y es un lugar ideal para escuchar los sonidos de la fauna avícola local.

Photo by: Bryn Pinzgauer
Photo by: Bryn Pinzgauer

10. La Ciudad Perdida

Fuera de los caminos marcados y considerado uno de los mejores atajos en el recorrido, este sendero lo llevará hacia los bloques de piedra arenisca de La Ciudad Perdida, denominada de esta manera por su parecido con alguna antigua civilización prehistórica abandonada. De la misma manera, este sitio sólo es accesible en vehículos de cuatro ruedas y las condiciones del camino pueden variar según el momento del año. Si el camino está abierto durante su visita al Parque Litchfield, definitivamente le sugerimos que se tome el tiempo de contemplar esta gran maravillas de la naturaleza.

Photo by: Tourism NT
Photo by: Tourism NT

More On MapQuest

Les 14 meilleurs parcs à thème au monde
Atacama Salt Flats. Photo by Shelley SealeNew York Times names Atacama Desert among the best places to travel worldwide in 2017
Tracking the Hadzabe: One of Africa’s Last Nomadic Bush Tribes
Ancient Rock Tombs in Dalyan Delta, TurkeyThe Most Interesting Ancient Ruins in Turkey
Top Hotel Deals For 2020
10 Caribbean Foods You Need To Try
Why Everybody Should Travel Solo … Sometimes
Underrated Escapes: Singapore